En el mundo actual con cambios en las formas de compra en los consumidores, búsqueda de proveedores en otros continentes, la propia globalización de los mercados, la velocidad de entrega y abastecimiento para reducir costes en estocs y querer entregar rápido. Son varios de los factores por los que la elección de una buena estrategia logística, está siendo uno de los quebraderos de cabeza más complexos para los directivos de las compañías. La logística recoge un peso más importante dentro de las estrategias globales de las empresas, con el fin de ser más competitivas y dar un mayor servicio a sus clientes. Durante todo este año 2020 una de las preguntas que más se ha hecho la población mundial es ¿Cuándo llegará la tan ansiada vacuna contra la Covid-19? Y con ella poner fin o controlar esta terrible pandemia que nos está afectando a nivel mundial. En las últimas semanas, después de meses de preparación y elaboración en laboratorios, pruebas y más pruebas con voluntarios y su posterior aprobación, al fin parece que se ha conseguido obtener la vacuna y alcanzando un elevado porcentaje de eficiencia. Pero en ese momento aparece un nuevo escollo, es conocida la temperatura en la que se debe transportar y almacenar la vacuna siendo más baja que cualquier de los transportes refrigerados que se realizan a diario. Este factor agranda la compleja en la distribución des de los puntos de producción hasta llegar a la población, delegando esa responsabilidad a la «logística» de golpe parece que es la pieza clave para el éxito de la vacunación.

¿Cómo haremos llegar la vacuna para que puede ser administrada a la población?

El conjunto de la cadena logística será la responsable de ello y en este punto que estamos, como decíamos quizá siendo incluso la pieza clave para conseguir el éxito final que persiguen gobiernos, las propias farmacéuticas y laboratorios que llevan meses trabajando intentando encontrar esta ansiada vacuna con todos los costes que ello ha implicado.

Denominada como operación logística gigantesca de gran complejidad

Toda una operación dantesca que, si la desgranamos brevemente, encontramos diferentes tipos de transporte (transporte multimodal) contando con aviones, trailers y camiones más pequeños o furgonetas para la entrega final. Añadiendo los diferentes almacenes donde estará durante un periodo corto de tiempo almacenada la vacuna des de los centros de producción, hasta los centros de salud locales de cada país o región. Todo esto sería normal, ya que a diario se efectúan millones de transportes de este tipo, pero se debe añadir el factor clave de la temperatura. Debe ser transportada y almacenada a temperaturas muy bajas, incluso concretamente la de Pfizer por debajo de -70º. Ello implica la participación de vehículos, contenedores y espacios de almacenado preparados para tener las dosis en la temperatura pertinente. Haciendo un símil la temperatura se puede equiparar a algunas de las más bajas registradas en zonas como el Polo Sur y evidentemente mucho más bajas que cualquier transporte refrigerado que se realizan de forma diaria por todo el mundo. Se necesitan ser utilizados, todos los recursos disponibles para que la vacuna llegue en perfecto estado a los centros sanitarios locales, donde se depositaran un estoc máximo de cinco días que son los que puede estar fuera de ese almacenado en refrigeración. Todos los focos estarán centrados en este transporte y almacenaje nada puede fallar, ya que de un buen engranaje de todo dependen la vida millones de personas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies